Devoción Diaria

“Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me complaceré en vuestras asambleas.” – Amos 5:21

UN CORAZÓN QUE ADORA

Esta es una forma bastante directa de condena del señor. Evidentemente, esto fue en un tiempo cuando los hijos de Israel estuvieron involucrados en todo tipo de males. Adoraban ídolos, cometían adulterio, se divorciaban alegremente, y se olvidaban de lo que Dios había hecho a su favor. Se habían puesto en su contra, básicamente, su corazón estaba en contra de Dios y de su voluntad para sus vidas.

Y ahora, querían de nuevo conseguir la ayuda de Dios. La economía se había ido al sur, y sus cosechas no fueron fructíferas. No podían entender por qué Dios no les ayudó y le dijeron a Dios, nosotros estamos adorando con mucha pasión. Estamos llorando en el altar. Estamos rogando por tu misericordia y perdón. Le ofrecemos nuestras ofrendas incluso. ¿Qué es lo que está pasando en el mundo?

¿Te suena familiar estos reproches? La economía y prosperidad se ha ido a otra parte. La falta de trabajo ha crecido muchísimo. Muchos matrimonios están arruinados. ¿Alguna vez te has encontrado diciendo ese tipo de preguntas? A veces estamos entablando la conversación con Dios diciéndole, yo voy a la iglesia regularmente, y además canto las alabanzas que allí hay, ¿Por qué las cosas no han cambiado en mi vida? Normalmente no te examinas y ves que lejos está la ética que Dios nos pide que desarrollemos. Quizás estás robando en el trabajo, quizás estás enganchado a la pornografía, o abusando psicologicamente de los niños o el conyugue.

Hay una cosa que todos debemos saber con mucha franqueza: no podemos comprar el favor de Dios con nuestras limosnas. Nosotros no podemos impresionar a Dios con nuestras emociones o porque lloremos en el momento de la desesperación si nuestro corazón no está con nuestras palabras y acciones. No hay nada que podamos esconder del Señor. Él lo sabe todo, e incluso antes de que salga de nuestra boca. Dios está mucho más preocupado por nuestra obediencia que por nuestro culto emocional que podamos darle. Pregúntate hoy, ¿Dónde esta tu corazón?

Imprimirse