Devoción Diaria

"Si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo." Romanos 10:9

UN CRISTIANO NO ES…

A lo largo de todo el Nuevo Testamento, vemos evidencia de que incluso los demonios conocían a Jesús (Lucas 4:41). Mientras que otros podrían haber dudado, el mundo espiritual identificó a Jesús como el Hijo de Dios, como el Cristo – el Mesías. Basado en los relatos escritos de las curaciones milagrosas de Jesús, es claro que cuando llegó el poder de Jesús, incluso los demonios huyeron. Ok, pero los encuentros demoníacos obvios no son tan comunes para el cristiano de todos los días en el mundo occidental. Entonces, ¿Qué podemos sacar de esta historia?

El hecho de que sepas QUIÉN es Jesús no te hace cristiano. Mucha gente que llena las iglesias cree que Jesús es el Hijo de Dios, igual que los demonios. Ellos creen que Jesús murió en la cruz; muchos incluso creen que Él resucitó de los muertos. La creencia intelectual por sí sola no convierte a una persona en cristiana – es simplemente el primer paso.

El siguiente paso es la confianza. La verdadera fe es confiar nuestras vidas en las manos de Jesús. Es entregar el control de nuestra vida, nuestro corazón y nuestros planes a Cristo. Es tanto una fe intelectual, creyendo QUIEN es Jesús y QUÉ ha hecho, como una fe a nivel del corazón que cree y confía en Cristo para recibir la salvación.

¿Dónde caes en el espectro de la fe? ¿Es usted un “cristiano cultural” que simplemente está atascado en un nivel de fe intelectual (al igual que los demonios)? ¿O te has movido hacia una fe confiada y de corazón?

Lee con atención esta importante afirmación: Saber simplemente QUIÉN es Jesús no convierte a nadie en cristiano. Se trata de una fe a nivel del corazón, es decir, una confesión genuina y sincera; y una relación verdadera con Jesucristo.

 

Imprimirse