Devoción Diaria

"Jesús les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. Por lo tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo." Marcos 2:27-28

Un Poco de Magia Restauradora

El canal de ABC Noticias reportó que los americanos están trabajando mucho más duro y haciendo más horas que nunca. Es cierto, estamos muy ocupados. Nosotros nos estamos enfrentando a un sin fin de responsabilidades y enormes presiones; emails que se acumulan y las redes sociales que nunca descansan (a menos que seas como yo y no uses email). Algunas veces esto te lleva al punto del agotamiento físico. Así que, ¿Qué podemos hacer para dar un paso atrás, reenfocarnos y buscar el descanso?

La Biblia llama a este día de descanso “el Sabbat.” Para algunos, este término puede sonar demasiado religioso o quizás un tanto impráctico cuando miramos a nuestro frenético estilo de vida. ¿Quién realmente tiene tiempo de descansar 24 horas seguidas? ¿Y por qué deberíamos tomarnos la molestia?

  1. Dios descansó. Después de que Dios creó el mundo, Él descansó y reflexionó sobre todo lo que había creado. Si Dios nos dió el ejemplo, nosotros deberíamos seguirlo. Génesis 2:1-3
  2. Dios ordena descansar. El Sabbat es el cuarto mandamiento mencionando entre los Diez Mandamientos dados a Moisés. Éxodo 20:8-11.
  3. Descanso necesario. Dios sabe que la vida es atareada con obligaciones y responsabilidades que nos empujan hacia mil direcciones diferentes. Así que, Dios nos da una oportunidad de renovarnos y tomar un respiro. Esto a cambio nos equipa más eficientemente para cumplir con nuestros trabajos y llevarlos a cabo eficientemente. El Sabbat semanal es el regalo de Dios para nosotros. Marcos 3:27-28
  4. El descanso nos reenfoca. Tomar un momento para olvidarnos de nuestras vidas ocupadas permite a Dios recordarnos que Él está en control. Dios dice “Para. Respira. Confía en mí, yo lo tengo todo bajo mi control.” Mateo 11:18-30
  5. Sabbat en domingo. Para aquellos capaces de tener el Sabbat el domingo podrían experimentar más del Espíritu como Dios pretende: Un día sagrado, un día de descanso, adoración, y comunión. Este es llamado el Día del Señor porque es el día en que Jesús resucitó de la muerte. Para los discípulos judíos, cambiar el Sabbat del sábado al domingo es un testimonio garantizado de la resurrección de Jesús. (Colosenses 2:16-17)

Hermon Wouk, un gran autor, describe el Sabbat de la siguiente manera: “Para mí, es un retiro de magia restauradora.” ¡Me encanta! El Sabbat es un regalo. Es un tiempo para parar, volver atrás y renovar fuerzas. Así que, ¿Qué hacemos para descansar, reenfocarnos y para ser renovados? Todos, sin lugar a dudas, podríamos beneficiarnos de un descanso sabático de forma regular. Mira tú agenda y escoge un día esta semana para descansar. Después de todo, ¿Quién no se va a beneficiar de un poco de magia restauradora?

 

 

 

Imprimirse